Connect with us

Para llegar al paraíso hay que atravesar el infierno

REDACCIÓN

Para llegar al paraíso hay que atravesar el infierno

El hambre, los fuertes rayos de sol, la sed, la bestia, las noches de desvelo, las largas caminatas y la falta de dinero, no son las únicas penumbras que tienen que vivir quienes buscan cruzar para el otro lado.

Los robos, la discriminación y la falta de sensibilidad de quienes los ven pasar, han sido para estos hondureños la más grande penitencia; Veracruz, Chiapas y Tabasco, se convirtieron en lugares inolvidables para este grupo, no por sus bellos paisajes o la calidez de su gente, sino porque fue ahí donde les han hecho ver su suerte.

Patricia Daides, empacó un tumulto de ilusiones en un par de mochilas, salió hace semanas de su casa en Honduras, junto con su esposo y sus dos hijos de 10 y 5 años de edad; en el camino se les unió Alex Manzanares, quien tenía en común el deseo de llegar a Estados Unidos, y aunque sabían de diferentes bocas que el trayecto era todo una odisea, ni en sus peores pesadillas imaginaron el verdadero costo del pasaje con destino al “sueño americano”.

Sin techo donde vivir, en medio de la violencia y la delincuencia, sin empleo ni comida para alimentar a sus hijos, para Patricia no fue difícil despedirse de su país en busca de un mejor futuro, lo difícil llego después, arriba de la bestia, de cara a los criminales.

Edgardo tiene apenas diez años de edad, sus bellos ojos verdes que contrastan con su piel canela, reflejan el cansancio que ha significado este camino tan espinoso: “yo ya me quiero quedar aquí, me da miedo volver a subirme al tren”, dice, y aunque su pánico es totalmente fundamentado, seguirá a su madre hasta donde ella decida llegar.

Le gustaría llegar a Estados Unidos, pues su deseo es convertirse en policía y ha escuchado que allá es bien pagada esa profesión.

El grupo de hondureños agradece haberse bajado del tren en lagos de moreno y por medio de aventones llegado a Aguascalientes, pues a dos días de estar en estas tierras empiezan a pensar en la posibilidad de echar raíces aquí.

“La gente nos ha tratado con respeto, además es un lugar muy bonito y en la casa del migrante nos han dado un lugar donde quedarnos de manera temporal”, mencionan.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

More in REDACCIÓN

Advertisement

Facebook

Advertisement

Trending

Momentos

To Top